Otorrinolaringología general


Oído

Otitis serosa u otitis media secretora

La otitis serosa u otitis media secretora es una inflamación crónica del oído medio en la que existe una colección de líquido con ausencia de signos y síntomas de infección aguda.

En los niños es muy frecuente hasta los 7 años de edad, con una máxima incidencia a los dos años y suele afectar a los dos oídos.

La causa más importante es la disfunción de la trompa de Eustaquio y la hipertrofia adenoidea (vegetaciones).

En los adultos es frecuente en pacientes con rinitis crónica o catarros de repetición en vías altas. Si solo afecta a un oído, el médico debe descartar la existencia de un tumor de cavum (rinofaringe).

El tratamiento habitual de la otitis serosa consiste en la colocación de tubos de ventilación en el tímpano (drenaje transtimpánico). Habitualmente se le asocia una adenoidectomía (extirpación de las vegetaciones).

En el adulto, una vez descartado un problema de rinofaringe, se colocará en la consulta y con anestesia local un tubo de ventilación en el oído afecto.

Miringoplastia

Es el tratamiento quirúrgico de la perforación timpánica. Consiste en la colocación de un injerto libre de aponeurosis del músculo temporal (fascia) o pericondrio del trago para conseguir cerrar la perforación y restaurar la audición.

Dependiendo de las condiciones anatómicas del conducto auditivo externo, esta cirugía podrá realizarse con anestesia local y sedación (técnica endaural) o por detrás del conducto (técnica retrauricular) con anestesia general.

Timpanoplastia

La timpanoplastia es la cirugía reconstructiva del mecanismo auditivo del oído medio (tímpano y cadena osicular). La reparación de la membrana timpánica se denomina generalmente miringoplastia o timpanoplastia tipo I.

Cuando hay que reparar la cadena osicular hablamos de timpanoplastia tipo II, tipo III, etc.

Estapedectomía

La estapedectomía es la cirugía de la otoesclerosis.

La otoesclerosis es la osificación de la cápsula del laberinto que afecta a la platina del estribo y la fija a la ventana oval, produciendo sordera de transmisión (no transmite la vibración del sonido al oído interno).

Mastoidectomía

La mastoidectomía es el conjunto de técnicas quirúrgicas que se emplean en el tratamiento de la otitis media crónica por colesteatoma. Su finalidad es la eliminación de todo el epitelio queratinizado de los espacios del oído medio y de la mastoides.


Nariz

Septoplastia

La septoplastia es la cirugía que se emplea para remodelar el tabique nasal cuando presenta desviaciones y produce insuficiencia respiratoria nasal.

Cirugía de los cornetes o de obstrucción nasal crónica

Los cornetes son unas estructuras situadas en la pared externa de la nariz, cuya función consiste en calentar y humidificar el aire que respiramos.

Cuando existe una inflamación crónica de la nariz (rinitis) ya sea de tipo alérgico, vasomotor o medicamentoso (abuso de gotas vasoconstrictoras o sprays nasales), se produce un aumento del tamaño de los cornetes que dificultan la respiración (obstrucción nasal crónica).

Se puede disminuir el tamaño de los cornetes mediante tratamientos con radiofrecuencia o mediante cirugía con láser.

Cuando la hipertrofia es muy importante, el médico recomendará la cirugía con láser (con anestesia general).

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un procedimiento que utiliza energía a baja temperatura y a baja potencia para reducir los tejidos en el cornete inferior. La energía por radiofrecuencia se envía por debajo de la capa superficial, o mucosa, del cornete inferior. El tejido tratado se calienta lo suficiente para crear una zona de coagulación. Durante las siguientes tres a seis semanas, el tejido tratado es expulsado de manera natural produciéndose una retracción cicatricial del cornete y aliviando la obstrucción responsable del taponamiento crónico de la nariz.

La radiofrecuencia es una manera segura, rápida y efectiva para aliviar la obstrucción crónica de la nariz debida a una hipertrofia de los cornetes. El procedimiento normalmente dura menos de treinta minutos.


¿Qué puedo esperar de la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia alivia el taponamiento crónico de la nariz, normalmente sin el dolor asociado con las cirugías convencionales o asistidas por láser. Tras el procedimiento puede ser que note alguna incomodidad o inflamación que durará algunos días. Durante las siguientes tres a seis semanas, empezará a experimentar una mejora en el flujo de aire nasal. La mayoría de los pacientes no necesitan ningún tipo de medicamento contra el dolor.

La energía por radiofrecuencia se envía por debajo de la capa superficial del cornete.
El tejido tratado se calienta a 70° C-75° C para crear una zona de coagulación.
Durante las siguientes tres a seis semanas el tejido tratado disminuye.

¿Soy candidato para la radiofrecuencia?

Si usted padece de taponamiento crónico de nariz, la radiofrecuencia puede ser la solución. Su médico puede evaluar su situación y determinar si usted es un candidato.

El tratamiento con radiofrecuencia se puede repetir cuando deseamos mayor cicatrización.

En caso de que el tratamiento con radiofrecuencia no sea suficiente o que de entrada presente una gran hipertrofia de los cornetes debería intervenirse con láser, bajo anestesia general.

¿Por qué respiro mal, si tengo el tabique recto y los cornetes de tamaño normal?

En ocasiones la dificultad respiratoria nasal se debe a una insuficiencia de la válvula nasal, a un colapso alar o a un orificio nasal exterior pequeño.

Para corregir estos defectos es necesario intervenir la nariz mediante una rinoplastia funcional.

¿Qué es una rinoplastia funcional?

La rinoplastia funcional son una serie de técnicas quirúrgicas sobre la pirámide nasal que nos permiten mejorar la función respiratoria.

Utilizando injertos de cartílago podemos abrir el ángulo de la válvula nasal, dotar de mayor rigidez a los tejidos de las alas nasales que evitaran su colapso inspiratorio.

También podremos modificar el diámetro del orificio de entrada de la nariz.

Cirugía de la sinusitis

La cirugía de la sinusitis consiste en la apertura de los orificios naturales de drenaje de los senos y en la limpieza de su mucosa enferma.

Este tipo de cirugía actualmente se realiza por dentro de la nariz mediante técnicas endoscópicas, que minimizan el traumatismo quirúrgico y mejoran el postoperatorio.


Boca

Amígdalas

En adultos, las amígdalas deben operarse en caso de que estén afectadas por un tumor o por procesos infecciosos de repetición o tras padecer uno o dos procesos de absceso periamigdalino. También en la cirugía del roncador crónico o síndrome de sleep apnea.

En niños, además de los casos de amigdalitis de repetición es muy frecuente que presenten problemas de obstrucción respiratoria (apneas nocturnas).

Las amígdalas se operan siempre bajo anestesia general. Dependiendo de la causa que indique la cirugía y del tamaño de las amígdalas, se practicarán diferentes técnicas quirúrgicas:

  • En caso de infecciones de repetición o abscesos periamigdalinos se deberá practicar una amigdalectomía total, sin dejar tejido que pueda volver a reproducir la infección.

El Dr. Máiz tiene una gran experiencia en amigdalectomía total bajo microscopio asistido con láser. Esta técnica tiene como ventaja una gran precisión a la hora de extraer la amígdala enferma produciendo un daño mínimo a los tejidos de alrededor y con un control de la hemostasia mayor, teniendo un postoperatorio menos doloroso y con menor incidencia de hemorragias.

  • Se practicará amigdalectomía total ante la sospecha de un tumor.
  • Asimismo la amigdalectomía será total cuando se asocie a una resección del paladar en caso de cirugía del roncador (uvulopalatofaringoplastia).
  • En el caso de los niños que presenten amígdalas de tamaño mayor al normal se procederá a amigdalectomía parcial o subtotal.
  • Cuando el tamaño de las amígdalas provoca apneas nocturnas se recomienda una amigdalectomía subtotal con láser.
  • Cuando el tamaño de las amígdalas provoca solo ronquido se recomienda amigdalectomía parcial con radiofrecuencia.

Por lo general siempre que hay una hipertrofia amigdalar revisamos las vegetaciones adenoideas (carnots) y en caso de que sean grandes les practicaremos adenoidectomía.

Adenoides

Los adenoides también llamados vegetaciones adenoideas o carnots. Son un tejido linfoide similar al de las amígdalas, situado en el techo de la faringe (detrás de la nariz). En los niños pequeños tienen un tamaño que puede ocluir la fosa nasal obligando a respirar por la boca y llegando a taponar la salida de la trompa de Eustaquio produciendo otitis media secretora (otitis serosa).

Los adenoides deben intervenirse en los siguientes casos:

  • Cuando provoquen otitis serosa crónica u otitis aguda de repetición (infecciosas)
  • Cuando haya que operar las amígdalas y los adenoides sean grandes.
  • Cuando el niño, debido al bloqueo completo de la respiración nasal, comience a desarrollar una malposición dentaria, por desarrollar un paladar ojival que producirá una arcada dental superior pequeña. Los problemas en la posición de los dientes están asegurados al salir la dentadura definitiva.

Frenillo lingual y labial

En ambos casos debe intervenirse cuando es demasiado corto. En el caso del frenillo lingual, cuando produce trastornos en la pronunciación. En el labial, por estética, ya que hace que la encía superior se vea demasiado.

Cirugía del roncador

¿Cuál es la causa de los ronquidos?

Los ronquidos aparecen cuando el tejido blando en la vía aérea se relaja durante el sueño y vibra.

La mayoría de los ronquidos están causados por un aumento del paladar blando y la úvula al final de la boca, aunque la lengua, amígdalas, vegetaciones y las vías nasales congestionadas también pueden contribuir al sonido. El nivel del ronquido puede agravarse por el exceso de peso, consumo de alcohol y de tabaco.

¿Es el ronquido perjudicial para mi salud?

El ronquido puede ser un signo de apnea obstructiva, un serio trastorno en el cual la persona detiene la respiración varias veces en una hora durante el sueño. El médico debe llevar a cabo un examen completo para determinar si usted es un "simple" roncador o si tiene algún trastorno de respiración más serio. Cualquiera de estas condiciones puede tratarse fácilmente: el ronquido simple con la radiofrecuencia, y la apnea obstructiva con una variedad de tratamientos distintos.

¿Cómo investigará el médico mi ronquido?

Si usted está considerando la posibilidad de tratar su ronquido, es esencial descartar la apnea obstructiva. Se realizará un examen cuidadoso de su historial médico. La mejor forma de evaluar su ronquido y patrones respiratorios es realizando un test bajo vigilancia médica durante una noche (polisomnografía nocturna).

¿Cuáles son los métodos de tratamiento?

El tratamiento dependerá de la gravedad y de las causas. Si existe una obesidad importante, esta deberá tratarse, así como la abstinencia de fármacos miorrelajantes (pastillas para dormir, ansioliticos, etc.) o alcohol.

En caso de ronquido simple en el que se observa un paladar blando y úvula de implantación bajos, se recomienda el tratamiento con radiofrecuencia.

En caso de que el tejido del paladar y de las amígdalas sea excesivamente grande se recomienda una intervención consistente en resecar el exceso de paladar blando y las amígdalas con el objetivo de obtener el mayor espacio posible (uvulopalatofaringoplastia). Esta intervención se puede llevar a cabo mediante láser o con cirugía convencional.

¿Qué es la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia utiliza energía a baja potencia y baja temperatura para tratar una zona bien definida de la úvula o paladar blando. El procedimiento normalmente dura menos de treinta minutos. La energía por radiofrecuencia se envía por debajo de la superficie del paladar blando, llamada mucosa. El tejido tratado se calienta lo suficiente para crear una zona de coagulación. Durante las siguientes cuatro a seis semanas el tejido tratado desaparece del cuerpo de manera natural, reduciendo así el volumen y fortaleciendo la zona responsable del ronquido.

Puede aparecer inflamación o alguna incomodidad durante los días siguientes al procedimiento, como si se tratara de un resfriado. Durante el mes siguiente ya debería experimentar una notable mejora en su ronquido. Dependiendo del nivel de ronquido, puede ser necesario repetir el procedimiento.

Debido a que la delicada línea del paladar está protegida, la radiofrecuenciaes poco dolorosa y permite una rápida recuperación.

La energía por radiofrecuencia se envía por debajo de la superficie del paladar blando.
El tejido tratado se calienta lo suficiente para crear una zona de coagulación.
Tras las siguientes cuatro a seis semanas, el tejido tratado disminuye y se refuerza.

¿Soy candidato a la radiofrecuencia?

Si usted ronca ruidosamente y con frecuencia, y no tiene ningún otro trastorno en la respiración, la radiofrecuencia puede estar indicada para usted.