Rinoplastia y rinoseptoplastia


Opiniones de pacientes



¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia es la intervención quirúrgica que se practica para corregir las deformaciones de la nariz, modificando las estructuras óseas y cartilaginosas nasales para darle un aspecto más agradable que mejore la armonía facial.

La cirugía plástica de la nariz es la más artística, la más difícil y la más compleja de todos los procedimientos en cirugía plástica facial.

El Dr. Máiz tiene una gran experiencia en la cirugía estética y funcional de la nariz, así como en la resolución de casos complejos de cirugías secundarias.

Antes y después. Caso tratado por el Dr. Javier Máiz.

¿Qué es la rinoseptoplastia?

La rinoseptoplastia es una intervención altamente delicada que pretende corregir tanto la forma externa de la nariz como la desviación del tabique nasal, con el objetivo de lograr una buena funcionalidad nasal. Si el paciente que se somete a esta operación es realista y emocionalmente maduro podrá y deberá afrontar la intervención con entusiasmo y obtendrá un resultado satisfactorio.

Todas las fotografías que aparecen en esta página cuentan con la debida autorización y corresponden a pacientes operados de rinoseptoplastia por el Dr. Javier Máiz.


¿Qué es la rinoplastia secundaria?

Es la cirugía realizada en pacientes que ya se han sometido a una o varias cirugías de la nariz y no tuvieron resultados estéticos y/o funcionales satisfactorios. En estos casos la anatomía de la nariz se encuentra alterada, confiriendo a estos casos una alta complejidad. Ello exige que el doctor tenga una gran experiencia ya que necesitará un mayor conocimiento tanto técnico como sensibilidad artística. Son procedimientos que pueden necesitar hasta 5 horas de cirugía, para poder reestructurar con detalle los tejidos.


¿Quién es el candidato ideal?

El candidato ideal para una rinoplastia es la persona que pretende mejorar la apariencia de su nariz, sin buscar la perfección absoluta. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, es un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente.

Antes y después. Caso tratado por el Dr. Javier Máiz.

¿Qué conseguiremos?

La intención de la rinoplastia es que la “nueva” nariz no llame la atención y se integre plenamente en el contexto general de la cara produciendo un conjunto armónico y agradable, es decir, que no se detecte que ha sido intervenida.


¿Por qué elegir un otorrinolaringólogo?

El otorrinolaringólogo es el especialista de la nariz, para lo cual debe adquirir un profundo conocimiento de su anatomía y de su función. Para el otorrinolaringólogo, la función respiratoria será uno de los objetivos prioritarios.

Estas fotografías ilustran casos de rinoplastias realizados a principios del siglo XX.

Antes y después.

¿Cómo se realiza?

Tanto la rinoseptoplastia como la rinoplastia se realizan bajo anestesia general y las incisiones son endonasales, aunque en ocasiones se puede practicar una pequeña incisión externa (rinoseptoplastia abierta). A menudo es preciso fracturar el esqueleto nasal. Al finalizar la intervención es necesario colocar un taponamiento nasal y una férula externa.

Es importante destacar que el médico no se compromete a un resultado estético concreto, sino a una mejoría tanto del aspecto como de la función nasal. Esta depende de las posibilidades de cada nariz y de la cicatrización de los tejidos, pudiendo satisfacer en mayor o menor medida a cada individuo. Al igual que no hay dos narices iguales, no se pueden realizar dos intervenciones exactamente de la misma forma. La nariz que se obtiene con la intervención debe adecuarse individualmente y no ser una copia de la nariz de otra persona.

Le agradeceremos que nos informe de cualquier duda, por irrelevante que le parezca, suya o de su familia, ya que sólo así podremos mejorar la comunicación y la obtención de unos resultados más satisfactorios. Es muy importante que usted y nosotros estemos de acuerdo con los eventuales resultados quirúrgicos. Debe saber que no se pueden garantizar unos resultados concretos, lo único que puede prometer es hacer todo lo posible por corregir su problema.


¿Cómo es el postoperatorio?

Durante las primeras horas después de la intervención las enfermeras de la sala de recuperación atenderán las necesidades del paciente para hacerle sentir lo más confortable posible. La mayoría de los pacientes se van a casa al día siguiente de la operación, sin molestias especiales y generalmente sin dolor.

Después de la intervención llevará la nariz completamente taponada entre uno y cinco días. En algunas ocasiones se colocan unas láminas de plástico que deben permanecer más tiempo. Cuando hay incisión externa se retiran los puntos entre el 5º y 8º días. La férula externa debe permanecer al menos una semana.

La rinoseptoplastia es una intervención poco dolorosa y siempre se prescribe medicación analgésica por si fuera necesaria. Es normal que presente edemas, inflamación y hematomas pequeños en la zona de la nariz, cara y ojos, cuya desaparición no será completa hasta un mes después de la operación. En las primeras semanas también se pueden notar algunas molestias como sequedad nasal o formación de costras. La inflamación de la nariz no desaparece completamente hasta pasados los 6-12 meses.


¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios?

Todos los procedimientos quirúrgicos conllevan cierto grado de riesgo pero afortunadamente en la rinoseptoplastia los factores de riesgo son pequeños. La gran mayoría de pacientes operados no tiene complicaciones, aunque raramente puede aparecer un sangrado postoperatorio o pequeñas irregularidades y asimetrías que muchas veces no están bajo el control del cirujano.

En algunos pacientes con narices muy deformadas no siempre es posible corregir todas las deformidades en una sola operación, por lo que pueden requerir un segundo procedimiento menor algunos meses después de la intervención inicial para mejorar el resultado y/o corregir una cicatrización inapropiada.

Los riesgos vitales son poco frecuentes, aunque pueden producirse como en todo acto médico que requiere el uso de anestesia. Estos riesgos, tanto durante como tras la operación son los propios de cualquier cirugía mayor y están íntimamente relacionados con la edad, el estado general y la patología asociada que presente el paciente.

Los riesgos específicos más frecuentes son la hemorragia nasal postoperatoria, la infección, el hematoma del tabique y hematomas faciales.

Los efectos secundarios o secuelas más frecuentes son las sinequias (cicatriz entre tabique y cornete), la perforación del tabique, la persistencia de la obstrucción y la deformidad nasal o la aparición de una nueva imperfección estética. Todas estas situaciones pueden precisar otra operación.

Antes y después. Caso tratado por el Dr. Javier Máiz.

¿Se puede lograr que una persona se parezca a alguien de una foto?

Las fotos de otra persona pueden ser un buen punto de referencia para determinar lo que le gustaría o lo que no le gustaría a un paciente. Sin embargo, es imposible recrear la nariz de otra persona en su propia cara.

El objetivo de la cirugía es el de mejorar la nariz que el paciente tiene y no el de cambiar su cara por la de otra persona. Durante la consulta médica se toman fotografías y se usan posteriormente con el fin de estudiar la estructura facial y definir qué tipo de cambios son los ideales para alcanzar un resultado armónico, natural y realista, conforme a las características particulares de la persona.


¿Se puede mejorar una nariz muy grande?

Sí. Atendiendo a las necesidades específicas de cada caso y después de un análisis fotográfico se procede a estudiar las posibilidades para mejorar o reducir el tamaño de la nariz mediante una cirugía. Cualquier posible modificación debe contemplar la estructura y forma de la cara en general. Con el paso de los años la punta de la nariz tiende a inclinarse hacia abajo, por lo que puede verse más alargada o más grande. Un procedimiento quirúrgico como la rinoplastia puede recuperar la forma que la nariz tenía en la juventud y hacer que el paciente parezca más joven.


¿Cómo se quita la nariz aguileña?

Este tipo de alteraciones faciales suelen eliminarse a través de instrumentos muy precisos que moldean el exceso de hueso y cartílago. La piel se readapta a la nueva forma del esqueleto nasal y se logra así una apariencia más natural, conforme a la estructura facial.

Antes y después. Caso tratado por el Dr. Javier Máiz.

¿Se puede mejorar una nariz muy pequeña?

Sí. Una nariz puede ser demasiado pequeña por distintas causas: por traumatismos como resultado de un golpe, por un accidente o por enfermedad. Las últimas tecnologías permiten agrandar la nariz de una manera precisa y natural. En algunas ocasiones se usa el cartílago del propio tabique nasal a modo de injerto. Asimismo, puede utilizarse cartílago de otras partes del cuerpo como la oreja o las costillas. En la actualidad se dispone de otros materiales que pueden usarse con excelentes resultados.


Mi nariz me parece muy ancha,¿se puede hacer más estrecha?

Sí. Varios factores pueden hacer que una nariz parezca demasiado ancha, como el espacio entre los huesos nasales, los cartílagos de la nariz o el grueso de la piel nasal. Después de un análisis cuidadoso de la nariz es posible realizar varios procedimientos con el fin de reducir el ancho nasal hasta obtener el resultado deseado.


¿Me van a quedar cicatrices?

La rinoplastia es una cirugía que se realiza por dentro de la nariz, por lo que no quedan cicatrices expuestas. En algunos casos se realiza una incisión externa con el fin de reducir el ancho de las alas nasales. No obstante, estas incisiones son mínimas y suelen ser imperceptibles a los ojos de los demás.


¿Hay dolor después de la cirugía?

No. La cirugía de nariz usualmente no produce ningún dolor. El paciente siente tapada la nariz como si tuviera un resfriado, pero esto mejora dos o tres días después del procedimiento.


Me gustaría operarme la nariz pero soy muy nervioso, ¿cómo puede resolverlo?

Es normal sentir un poco de ansiedad por una cirugía. Una de las formas de liberar esta ansiedad puede ser utilizar la consulta con el Dr. Máiz como un momento para resolver sus inquietudes. El paciente puede elaborar una lista de preguntas y escuchar a su médico. Con toda seguridad se sentirá más tranquilo después de discutir sus preocupaciones y determinar un plan de óptimo de tratamiento. También puede ayudar el mirar fotos de antes y después de la cirugía en otros pacientes, así como sus testimonios. Incluso, si el paciente lo desea, puede ponerse en contacto con otra persona que ya haya pasado por este procedimiento, escuchar su experiencia y sentirse más tranquilo.


¿Cuánto dura la recuperación?

La recuperación de una cirugía de nariz es rápida y generalmente se podrá retornar a las labores habituales después de una semana. El ejercicio y los deportes deberán esperar un poco más.


El Dr. Máiz recomienda...

Antes de la cirugía:

  • No consumir medicamentos que contengan ácido salicílico (Aspirina) y derivados.
  • No haber fumado al menos un mes antes de la cirugía.
  • Informar de posibles alergias a medicamentos.
  • Mantener expectativas realistas con respecto a los resultados de la cirugía.

Después de la cirugía:

  • Su alimentación después del primer día podrá ser normal.
  • Después de la cirugía durante un periodo de 8 días permanecerá con una inmovilización nasal que debe cuidar al máximo, no mojar y no retirar. No debe bañarse con agua muy caliente, ya que el vapor puede desprender el vendaje. En caso de que se despegue deberá acudir a la consulta para reforzarlo.
  • Puede salir moco claro con sangre por la nariz después de la cirugía. Esto es normal. Para ello se dejará una gasa debajo de la nariz que puede ser cambiada si es necesario. Sin embargo, si sangra mucho avísenos de inmediato.
  • Cualquier coloración rojiza en la parte blanca de los ojos o en los párpados es normal y va a mejorar durante el período de recuperación. En algunas ocasiones se puede presentar inflamación y hematomas alrededor de los ojos que desaparecerán en un lapso de 15 días. Es recomendable colocarse frío local durante unos minutos, varias veces al día, las primeras 48h, para disminuir la inflamación.
  • Durante los primeros dos días duerma con la cabeza a 30º (poner un cojín debajo del colchón, a la altura de la almohada), no debe dormir boca abajo.
  • Puede leer, ver televisión o utilizar el ordenador tan frecuentemente como quiera.
  • Debe mantener reposo en su casa durante los primeros 3 a 5 días.
  • Aunque el dolor suele ser mínimo, dentro de los medicamentos formulados se incluye un analgésico. Tómelo según las indicaciones anotadas en la fórmula. Si llega a notar dolor severo o persistente comuníquese con nosotros inmediatamente. Evite tomar Aspirina o medicamentos que contengan ácido acetilsalicílico.
  • Normalmente se coloca un taponamiento nasal, que se retirará en 24 a 72 horas.
  • Durante los primeros días puede taparse la nariz frecuentemente y alterarse el olfato y el gusto. Esto es debido a la aparición de costras y restos de sangrado; por esto es muy importante realizar una irrigación constante en las fosas nasales con suero fisiológico, o agua marina.
  • Evite sonarse con fuerza.
  • En algunos pacientes se colocan unas láminas plásticas en la nariz con el fin de evitar la aparición de sinequias (Unión de la mucosa del tabique con los cornetes). Estas se retirarán de 8 a 15 días después de la cirugía.
  • En los casos que se den puntos de sutura se retiraran a los 7 días.
  • Para evitar cualquier golpe en la nariz, no cargue niños pequeños o mascotas después de la cirugía.
  • Si usted sufre de un proceso alérgico asociado recuerde que este podrá mejorar algo con la cirugía, pero no desaparecerá totalmente, por lo tanto debe continuar su tratamiento.
  • No debe utilizar gafas durante mes y medio. En caso de ser absolutamente necesarias, deberá proteger la nariz con un almohadillado.
  • Para evitar la persistencia de inflamación en la nariz no debe exponerla al sol directamente durante los 2 primeros meses. Cuando esté al aire libre debe utilizar protección como sombrilla o sombrero.
  • No realice ejercicios intensos o deportes por lo menos durante tres semanas después de la cirugía.
  • En términos generales podrá regresar a su actividad laboral a los 8 días si no va a estar expuesto a cambios drásticos de temperatura, esfuerzos físicos o riesgo de golpes en la cara.
  • El resultado final de la rinoplastia no es definitivo, hasta pasados 6 a 12 meses. La cirugía estética nasal es un procedimiento altamente especializado y muy exigente, y por lo tanto, ningún procedimiento por pequeño que parezca es fácil. Es posible que requiera algún otro procedimiento quirúrgico para lograr un resultado muy cercano a lo deseado antes de la cirugía. Este sólo podrá ser realizado después de transcurridos 6 meses del primer procedimiento.